Lo que no sabías sobre la Vitamina B12

Lo que no sabías sobre la Vitamina B12

Existe la idea generalizada de que la vitamina B12 está exclusivamente en los alimentos de origen animal y consecuentemente si no comemos carne tendremos carencia. La afirmación de que la carne y particularmente la de hígado es la única fuente de vitamina B12 es falsa.

Como veremos a continuación la vitamina B12 está presente también en los alimentos vegetales y algo menos conocido, además, hay síntesis intestinal.

Las vitaminas en un principio se definieron como aminas vitales, es decir imprescindibles para la vida y así todo el mundo las asocia con alimentos vivos como frutas y verduras. Invito a la reflexión de que las carnes son alimentos muertos y al crecimiento bacteriano que comienza en el momento del sacrificio del animal. Así podemos entender que los alimentos animales cuando los ingerimos provienen de animales muertos en los que hay actividad bacteriana y que sin duda son esas bacterias las que producen la vitamina B12.

Hay múltiples microorganismos que producen vitamina B12 como los que viven en simbiosis en las raíces de las plantas y otros como Propionibacterium fredenreichii, Propionibacterium shermani, Pseudomonas denitrificans y otras Pseudomonas.
El Dr. Den Hartog comprueba científicamente que las personas con buena salud sintetizan vitamina B12 en sus intestinos por medio del Streptomyces griseus, componente habitual de la flora intestinal.
El Dr. Lederer dice que porque la vitamina B12 es sintetizada por la flora intestinal y cuando se manifiesta la anemia perniciosa no se trata de falta de vitamina B12 sino de una incapacidad del estómago de producir el factor intrínseco indispensable para que la B12 atraviese la pared del
intestino.
Lehninger nos dice que los sujetos vegetarianos estrictos durante largos periodos, cubren sus necesidades de vitamina B12 gracias a sus bacterias intestinales y a las bacterias ingeridas con los alimentos vegetales.
José Mataix Verdú y Fermín Sanchez de Medina afirman lo dicho más arriba, que podemos recibir aportes de la carne o de la natural contaminación bacteriana de los alimentos y que la ingesta disminuida de vitamina B12 difícilmente puede conducir a una deficiencia porque existe una evidente circulación enterohepática de vitamina B12 que asegura su reutilización y una pequeña biosíntesis por la microbiota colónica.

Igualmente afirman que la vitamina B12 no se sintetiza ni en plantas ni en animales, solo puede ser sintetizada por unas pocas especies de microorganismos.

Además de la síntesis intestinal de B12, encontramos esta vitamina en los huevos, las aves, la carne, los mariscos, pescados, la leche y derivados, ciertas algas, el miso, el choucrout y todos los derivados fermentados de la soja y en las algas marinas y de agua dulce. En los vegetales fermentados se encuentra en forma de provitamina.
Las algas igualmente aportan vitamina B12 no como componente propio sino que es sintetizada por las bacterias de la flora bacteriana asociada.

Alimentos ricos en vitamina B12 en µg./100g.

Alga nori

29

Sardinas

14

Anchoas

12

Caballa

10

Hígado

10

Alga dulse

9

Salmón, atún

5

Alga wakame

3,6

Alga kombu

3

Pescado blanco

1.8

Buey

1,5

Huevo

1,2

Las necesidades diarias son de 1µg. diario (una millonésima de gramo), aunque se recomiendan hasta 5µ al día.

Luego si nos atenemos a los conocimientos actuales, no tendríamos que padecer anemia ni si comemos alimentos animales ni si hacemos dieta vegetariana, pero la cuestión no está en comer o no carne, sino en comer equilibradamente desde el punto de vista energético. Hay muchas personas que no comen carne  y que comen cantidades ingentes de dulces, (desequilibrio Na/K) y tengo pacientes veganos que fuman y argumentan que el tabaco es vegetal… (Altos niveles de oxidación). Las dietas desequilibradas hacen que no produzcamos el factor intrínseco.

Por todo ello, os animo a profundizar en la comprensión de la calidad energética de los alimentos (el yin y el yang) para poder gozar de buena salud y comer desde la libertad que nos da el conocimiento.

Fuente: Elena Corrales