¿Por qué no debemos tomar gluten?

 

¿Por qué no debemos tomar gluten?

 
El Gluten es una glucoproteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales combinada con 
Representa un 80% de las proteínas del trigo y está compuesta de gliadina y glutenina. Se encuentra 
en el trigo, espelta, kamut, centeno y cebada. En la avena hay gluten pero no gliadina.
 
1. EL GLUTEN CAUSA INFLAMACION.
El 1 % de la población es celiaca (enfermedad crónica y autoinmune en la que hay una intolerancia al
gluten) y de entre los no celiacos el 80% digieren mal el gluten o presentan hipersensibilidad.
Los celiacos crean anticuerpos ante el gluten y si toman algo con gluten presentan diarreas, anemia,
malnutrición, trastornos neurológicos, infertilidad y puede llegar a desarrollar cáncer y linfomas.
 
Una de las proteínas del gluten (la gliadina) puede tener una similitud en su estructura a las proteínas
de los tejidos de algunos órganos como el páncreas y la tiroides.
Cuando se crean anticuerpos contra la gliadina hay un riesgo de que se ataque a estos órganos, que
puede conducir a enfermedades autoinmunes. Por eso los celiacos suelen tener diabetes e hipotiroidismo.
 
El gluten va a provocar un ambiente inflamatorio.
 
2. LA INFLAMACION PRODUCE ENFERMEDADES Y CANCER
La inflamación que produce el consumo del “Gluten” es conocida por destruir las células intestinales.
Este efecto crea un “intestino permeable”, que permite a los compuestos tóxicos entrar al torrente
sanguíneo, lo que aumenta el riesgo de enfermedades autoinmunes, y la reducción de la capacidad
del intestino para absorber adecuadamente los nutrientes y esto conduce a una malabsorción y
sobrecrecimiento bacteriano.
 
La inflamación es la raíz de muchas enfermedades, entre ellas del cáncer.
 
3.EL CONSUMO DE GLUTEN PRODUCE LEUCOCITOSIS E INMUNODEPRIME
 
El gluten es difícil de digerir y cuando lo tomamos este produce leucocitosis, es decir una reacción
exagerada del sistema inmune que está preocupado en digerir el gluten en vez de estarlo en eliminar
células tumorales. El gluten contiene exorfinas que comprometen la inmunidad. Deprimen a nuestro
sistema inmune que es el encargado de eliminar al cáncer. Al consumir gluten a diario aumenta la
probabilidad de sufrir cáncer. El gluten además estimula el crecimiento de los tumores en las personas
que ya han desarrollado cáncer y hace que crezcan más rápido.
 
Si eres celiaco estás de suerte, ya sabes que no puedes tomar gluten. La mayoría de la población no
tolera bien el gluten y anda aquejada de gasas, diarreas, estreñimiento, malestar digestivo pero no
sabe que detrás de estas molestias suele estar el gluten, es decir el pan, las galletas, las pasta,
el seitán… El seitán es puro gluten, por eso no deberíamos incluirlo en nuestra dieta.
 
Yo durante el cáncer no tomé nada de gluten y mejoré mis problemas de gases que venía arrastrando desde hacía años. Ahora si algún día tomo algo con gluten enseguida noto que me siento mal y vuelven los problemas digestivos. 
¡Si tienes cáncer por favor deja el trigo! En personas sanas que deseen tomar cereal es mejor decantarse por cereales con menos contenido en gluten (espelta, kamut, cebada y centeno) o mejor aún por cereales sin gluten: los más adecuados serían quinoa y arroz.

 

Muchos pacientes con cáncer terminal mejoran espectacularmente y alargan su esperanza de vida cuando realizan una dieta libre de gluten (y azúcar por supuesto).
El consumo de gluten está unido muchas veces al consumo de azúcar y grasas trans, una bomba para el cáncer. Por ejemplo galletas y bollería que a diario damos a nuestros niños.
 
Fuente: https://www.misrecetasanticancer.com