Recuperarse de los momentos difíciles, ¡tu mejor cualidad!

Recuperarse de los momentos difíciles, ¡tu mejor cualidad! 

recuperarse

¿Qué tienen en común todos los que han triunfado en la vida? No es que tengan carisma, ni siquiera que sean brillantes o inteligentes. Tampoco que fuesen ricos o muy atractivos. Si hay que nombrar algo que se cumple en cada triunfador es que alguna vez fracasó. Y que pudo recuperarse.

Porque el verdadero camino a la felicidad y a conseguir todo lo que te propones no pasa por tener suerte o por gozar de las mejores cualidades. Sino por la capacidad de superar los golpes y levantarte de nuevo. Para ganar, hay que soportar los golpes de la vida y seguir adelante. Caer y volver a levantarse. Lo que algunos llaman resiliencia, palabra muy común entre los anglófonos. Yo prefiero decir que es la capacidad para recuperarse de una mala situación.

¿Afrontas los problemas y te recuperas con facilidad o temes al fracaso? Si te da miedo afrontar un problema, piensa que has de poner remedio. Aquí os relato algunas de las claves para poder salir de cualquier bache:

Enfrenta el problema y no pierdas tiempo

Cuantas más vueltas le des, peor será. El problema que no se afronta desde el principio y se retrasa, al final se vuelve contra nosotros. Imagina si debes dinero a un buen amigo y no puedes pagarle a tiempo. Si retrasas el conflicto, al final acabarás perdiendo a tu amigo.

Igualmente, reconoce tu culpa cuando así sea. Las personas que triunfan en la vida no temen asumir que han cometido un error en lugar de echarle las culpas a los demás.

Sé optimista

Vale, puede parecer un tópico, pero es lo más importante. Si ves todo en negativo, al final el desastre acabará por ocurrir. Piensa, en cambio, que si luchas por algo saldrá bien. Cree en ello con tus fuerzas y se acabará cumpliendo.

Recuerda eso que dicen de las personas que ríen y las que lloran. Ríe y el mundo reirá contigo. Llora, y estarás solo.

Nunca te des por vencida

Siempre hay un camino, una última opción. No pienses que todo está perdido, ya que todo tiene solución a menos que te rindas.

Pon todo de tu parte para lograr lo que te propone. Y jamás te rindas. Eso sí, también has de saber cuándo has de abandonar algo que no te aporta nada, como una mala relación personal.

Aprende a valerte por ti misma

Esto es muy importante. No dependas nunca de los demás a menos que sea extremadamente necesario. No esperes que tu pareja o tu familia te saquen las castañas del fuego. Puedes contar con las personas importantes de tu vida, pero ante todo has de intentarlo sola.

Si eres capaz de ser independiente y no le tienes miedo a la soledad, ganarás mucho y sabras qué es recuperarse de un problema con más facilidad. Sin la ayuda de nadie.

Piensa en el presente y en el futuro

Saca de tu cabeza aquello de “tiempos pasados siempre fueron mejores”. Lo mejor es lo que estás viviendo y el futuro que tienes por delante. El pasado puede ser que te condicione, pero mirar hacia atrás  pensando que lo mejor de tu vida ha pasado, no te va a ayudar.

Recuperarse y adaptarse al cambio, la clave de todo

Ya lo hemos dicho en otras ocasiones: adaptarse al cambio es la verdadera inteligencia y lo que nos hace más fuertes. Así que no le temas al cambio ni tampoco al riesgo. Quien no se la juega no gana.

Cambia incluso cuando estés bien. Si te gusta mucho un restaurante, no vayas siempre allí, busca otras opciones.

Adáptate a los cambios y aprende cómo hay que recuperarse de un problema. Y si fallas, no tengas miedo y vuelve a empezar. Al final, lograrás todo lo que te propongas.

Fuente: https://maiterico.com/recuperarse-de-los-momentos-dificiles-tu-mejor-cualidad/