Solsticio de verano, Litha, San Juan

 

Solsticio de verano, Litha, San Juan

El día con más sol del año ya llega para poder una vez más honrar el sol e invitar al fuego a entrar en nuestras vidas.

– El astro rey:
Es un buen día para tomar conciencia de la energía solar, energía de vida; para poder admirar su luz, su calor, darnos cuenta de su variada posición: por dónde sale y dónde se pone, sus luces y reflejos…
Disfrutar del alba y/o la puesta de sol, es un regalo maravilloso de la naturaleza y un modo sencillo de honrarlo.

– Nuestro sol interior:
¿Cómo brillamos? ¿Cuáles son nuestros dones? ¿Cómo podemos hacer para tener una vida más brillante? Toca visualizarnos como soles poderosos.
Podemos vestirnos con colores solares, también podemos dibujar un pequeño sol cerca de nuestro ombligo para recordarnos que somos soles con luz y energía propias, y tomar así consciencia de nuestro sol interior.

– Tiempo de cosecha:
Tiempo de pensar qué proyectos han madurado este año, y disfrutar de sus frutos, como un balance para poder volver a proyectarse a nuevos planes para el próximo solsticio de verano.

– Tiempo de recolectar:
Es tradicional salir a recolectar hierbas en solsticio, y luego colgarlas en la cocina para que se sequen: hipérico, trébol, acedera, artemisa, zanahoria silvestre… se han recolectado hierbas durante siglos en solsticio para asegurar la protección y bendición del hogar para todo el año.
Además de dar un espacio mágico a la cocina, tener las hierbas secándose es una conexión intima con las plantas silvestres que viven cerca de nosotros.

– Ardiente:
Una cena picante, con salsas caribeñas, pimientos mexicanos…, son recordatorios del calor del ardiente sol, si no nos gusta el picante, verduras marinadas y asadas en barbacoa ya son un buen recordatorio. 
Una limonada natural con sus rodajas de limón, y un postre como una macedonia que flambearemos al servir será especialmente fascinante y espectacular.

– Fogata:
El fuego es el elemento de Litha, poder asistir a una fogata y sentir la llama solar que crece dentro de todos nosotros, es una recarga energética poderosa. 
La noche de San Juan hay muchas fogatas que honran el elemento del verano.
Si no puedes disfrutar de una hoguera, una llama de vela amarilla o dorada prendida, será vuestra llama sanadora en esta mágica noche.

– A las llamas transformadoras:
Un ritual sencillo y poderoso de San Juan, es la destrucción de aquello que ya no nos sirve o nos atora, o que no promueva la vida o el crecimiento, y echarlo a las llamas.
Anotamos en un papelito todo aquello que queremos y necesitamos desprendernos: limitaciones, miedos, actitudes negativas, etc
En silencio o en voz alta por la noche ante la hoguera echamos al fuego el papelito, pidiendo al fuego que lo destruya, que lo queme, que nos libere, para así fortalecernos y sentirnos más poderosos. 
Observando cómo transforma el fuego el papel en humo y cenizas, es momento de sentir el calor de la hoguera, y si apetece, bailar alrededor del fuego, sabiendo que la energía del fuego y el sol están dentro de nosotros, ésta produce cambios intensos y misteriosos como el propio fuego.

– Siempre brilla el sol:
Tras recibir el solsticio de verano, al irnos a dormir con la energía solar renovada en nuestro interior, cuando nos venza el sueño, sabremos que en el otro lado del mundo el sol está brillando, su energía no cesa.

Feliz solsticio!

Bruja & Chamana