Una manera de equilibrar los chackras

UNA MANERA DE EQUILIBRAR LOS CHAKRAS

Técnicas para equilibrar los chakras hay muchas, y es conveniente conocer y probar varias, porque ni todos respondemos igual, ni siempre lo hacemos de la misma forma a una determinada técnica. A la hora de equilibrar nuestros chakras o mantenerlos en armonía, aunque puede parecernos que “hacer algo” recurriendo a diversas técnicas sea más efectivo, el simple hecho de dedicar unos minutos al final del día para reflexionar y hacernos unas cuantas preguntas (y darnos respuestas sinceras y honradas) puede ser de gran ayuda para lograrlo.

 

No  debemos olvidar que cuanto más nos conozcamos a nosotr@s mism@s, más fácil nos resultará identificar las pautas de comportamiento que debemos cambiar para que se produzcan cambios positivos en nuestra vida.

Muchas veces somos nosotr@s mism@s l@s que, con nuestras actitudes, saboteamos nuestra propia felicidad.

Las cuestiones relativas al campo  de acción de cada chakra nos pueden ayudar a determinar qué cambios podemos hacer para lograr esos cambios físicos, mentales, emocionales y espirituales que nos van a proporcionar un mejor funcionamiento de nuestros chakras.

Para ello es conveniente tener un cuaderno en el que anotaremos pensamientos, sensaciones, preguntas, respuestas….

 

Busca un cuaderno que te guste y que te atraiga, y conviértelo en algo especial para ti.

Escribe en él a diario durante tres semanas, que es el tiempo que solemos tardar en convertir una conducta nueva en hábito.

Lo verdaderamente importante no es cuánto escribas, sino el hacerlo a diario, y sobre algo que resuene en tu interior. Hazte unas cuantas preguntas a cerca del tema, escucha la respuesta que te dicta tu conciencia, y refléjala con honradez en tu cuaderno, aunque no sea de tu agrado. 

 

 

ALGUNAS CUESTIONES QUE NOS PODEMOS PLANTEAR  Y QUÉ PODEMOS HACER

Primer chakra:

¿Te sientes a gusto en tu casa? ¿Qué necesitas cambiar?

¿Has atendido a tu cuerpo en sus necesidades básicas?

¿Has gestionado tus recursos económicos de manera adecuada?

¿Has pensado mucho en la escasez o en la abundancia?

 

Mantén tu casa limpia y en orden, deshazte de lo que no te sirve.

Sigue una dieta sana, practica ejercicio, relajación, y, también, ¿por qué no? mímate.

Haz una lista de cosas que representan para ti la abundancia.

Haz otra lista con tus gastos, y mira en qué podrías ahorrar.

Si has perdido el contacto con alguien de tu familia o de tus amigos, intenta recuperarlo, pero desde tu corazón, no porque de cara a los demás  sea “lo más adecuado”

 

Segundo chakra:

¿Aceptas los cambios con facilidad?

¿Te sacrificas por los demás en un intento de satisfacer siempre sus deseos?

¿Aceptas y respetas por igual tu parte masculina y tu parte femenina?

¿Qué prefieres? ¿Dar o recibir?

¿Crees que mereces que se cumplan tus deseos, o por el contrario, para lograrlo debes “pagar” y ganártelos?

 

Empieza introduciendo cambios pequeños en tu vida.

Cuando así lo veas necesario, intenta decir “no”, sin justificarte.

Recuerda que situaciones distintas necesitan respuestas diferentes. En unas es necesario mostrarse más directo y  agresivo y en otras más sutil y amoroso.

Acepta los regalos con naturalidad y agradecimiento. No prives a los demás del placer de regalar, y haz tú también regalos, aunque no haya un motivo en particular.

 

Tercer chakra:

¿Te enfrentas a tus miedos? ¿Qué riesgos estás dispuesto a correr?

Tus relaciones con los demás, ¿son de igual a igual?

¿Actúas de modo servil? ¿Cómo podrías evitarlo?

¿Admiras a alguien porque demuestra control de sí mismo?

¿Cómo utilizas tu cólera?

 

Reflexiona sobre cómo enfrentar tus miedos acerca de una persona en concreto.

Visualiza resultados más enérgicos a tus acciones.

Aprende de personas a las que admiras. Cuando tengas que enfrentarte a un reto, imagina qué haría esa persona.

Libérate de tu cólera golpeando un cojín, corriendo, chutando un balón contra una pared con todas tus fuerzas….

 

Cuarto chakra:

¿De dónde salen tus respuestas? ¿De tu mente o de tu corazón?

¿Te conectas verdaderamente con los demás?

¿Eres muy duro/a contigo mismo/a cuando fallas?

¿Juzgas a los demás con dureza o con compasión?

¿Te hieren con facilidad?

 

Conecta con tu corazón y concéntrate en lo que sientes, sin juzgarlo.

Sonríe a la gente, te sorprenderá la cantidad de sonrisas que recibirás a cambio.

Acepta y ama tu lado oscuro, igual que amas a tu parte más luminosa.

Reconoce y aprende la lección que te quieren enseñar las situaciones dolorosas. Aprovéchalas para avanzar en tu camino.

Nadie puede hacerte daño. Lo que duele es la forma en que reaccionas a  lo que los demás hacen.

 

Quinto chakra:

¿Necesitas fortalecer tu voz?

¿Tu postura limita la producción y salida de tu voz?

¿Sabes expresar tus sentimientos, incluida la cólera? ¿Cómo te sientes cuando debes expresarla?

¿Sientes que tu cuerpo está limpio, o necesitas purificarlo?

 

Canta o recita poesías.

Prueba técnicas (por ejemplo, Alexander) para eliminar posturas negativas.

Escribe un diario. Te servirá de práctica para  comunicar tus emociones con naturalidad y seguridad.

Piensa en alguien con quien estés enfadad@. Escríbele una carta, pero desde el amor y la compasión.

Haz una limpieza interior de tu cuerpo, por ejemplo a base de alimentos frescos, crudos o poco cocinados…

 

Sexto chakra:

¿Tienes suficientes momentos de silencio en tu vida?

¿Recuerdas tu última intuición?

¿Reconoces las coincidencias y sincronicidades en tu vida?

¿Realmente ves lo que te rodea?

¿Dónde buscas tus respuestas? ¿Dentro o fuera de ti?

 

Dedica todos los días unos momentos a estar en silencio. Piensa en algo que te de serenidad, fúndete con ello y permanece ahí, quieto y en silencio.

Escucha tus intuiciones, y síguelas, sin racionalizarlas.

Presta atención a las coincidencias y circunstancias que te envían mensajes.

Mira a tu alrededor, poniendo atención en los detalles. Seguro que verás cosas maravillosas que antes te pasaban desapercibidas.

Haz una lista con preguntas a ti mismo, y espera la respuesta de tu conciencia. Puede venirte en forma de palabras, una persona que aparece en tu vida, colores, imágenes,…

 

 

Séptimo chakra:

¿Actúas continuamente con las mismas pautas de conducta?

¿Te identificas con tu posición social, laboral o económica?

¿Practicas meditación (o calmas la mente) a diario?

¿Crees posible para ti alcanzar un estado místico?

¿Controlas tu destino?

¿Tienes algún problema que quieres controlar por la fuerza?

 

Intenta responder de una manera diferente a como lo harías habitualmente.

Redacta una lista de adjetivos que describan lo que eres verdaderamente. Añade cada día por lo menos uno.

Quienes han visto que su vida como una persona triste y con problemas se ha convertido en una experiencia nueva y fresca cada día, con paz interior y alegría, son personas normales. Dedica cada día un tiempo a la meditación. Te acercará cada vez más a ese estado.

No esperes resultados concretos, acepta que todo lo que ocurre es para el bien supremo.

 

 

 

¿Se te ocurren más cuestiones?

¿Qué más podrías hacer para armonizar tus chakras?

 

 Aunque empieces por llevar a cabo una sola de las acciones propuestas, una vez que empiezas a armonizar un chakra, esto te impulsará a continuar y casi sin darte cuenta irás introduciendo más cambios en tu vida, que te llevarán a armonizar todo el sistema.

Fuente: terapeuta.net