Canto del OM para meditar y relajarse profundamente

Para armonizarte puedes utilizar el canto del om en voz alta 21 veces respirando relajadamente y escuchando la música. 

Cantar el Om se produce un sonido en alta voz. El Om se repite con un sonido prolongado que tiene tres Mantras y medio. El sonido Pránava (al Om se lo conoce como Pránava) se genera en el ombligo con el sonido O, y asciende muy lentamente hasta el Brahmarandhra (la coronilla en la parte alta de la cabeza) con el sonido final M. La vibración final M se prolonga durante algún tiempo.

El canto de Om aleja todos los pensamienos mundanos y elimina la distracción. El canto del Om infunde un vigor nuevo en el cuerpo.
Cuando te sientes deprimido, canta OM cincuenta veces. Te llenarás con un vigor y una fortaleza nuevos. Cantar el Om es un tónico poderoso.
La pronunciación rítmica del Om aquieta la mente y la fija en un punto, infundiendo las cualificaciones espirituales que siguen a la realización del Ser.

 

                             El mas grande de todos los mantras 

 
Todos los Mantras comienzan con Om.
 
El Pránava u OM es el más grande de todos los Mantras.
  
Proporciona directamente la liberación. 
El Om es la vida o el alma de todos los Mantras.
Meditación en el OM

Pon la imagen del OM ante tí en tu habitación para meditar. Concéntrate en ella. Haz también Tratak (ejercicio de concentración en un objeto) con los ojos abiertos y la mirada firme sin parpadear hasta que las lágrimas fluyan profusamente. Asocia las ideas de infinitud, la eternidad, la inmortalidad, etc. cuando pienses en Om.Los neófitos deben hacer al principio Tratak o mirar al OM con los ojos abiertos durante unos tres meses. Luego deberán visualizar el Om con los ojos cerrados. La visualización del Om consiste en formar una image mental clara del OM con los ojos cerrados. Deben repetir mentalmente con Bhava (devoción) junto con su significado, haciendo que los oídos escuchen también para que no tiendan hacia el exterior y oigan otros sonidos.

Medita en OM. Retírate a tu habitación a meditar. Siéntate en Padma, Siddha o Sukha Asana (posturas de meditación con las piernas cruzadas y espalda recta). Cierra los ojos. 

Relaja tus músculos y nervios por completo. Concentra la vista en Trikuti, o el entrcejo. Silencia a la mente objetiva o consciente. Repite el Om mentalmente con devoción.
Esta Bhávana o sentimiento es un sine qua non o parte esencial de la repetición.

 

Cuando pienses en el Om, tendrás que pensar en Brahman, que es lo que significa este símbolo. Fundirse en el Om supone fusionarse también con su significado. Trata de identificarte con el Ser dichoso cuando medites en OM. 

Fuente:Vivianayoga