Idiotización de la Sociedad: Mercurio en alimentos y Vacunas (Parte II)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Idiotización de la Sociedad: Mercurio en alimentos y Vacunas (Parte II)

IR A: Idiotización de la Sociedad: Cómo revertir los Efectos (Parte III)

IR A: Idiotización de la Sociedad: Alimentos, Bebidas y Medicamentos (Parte I)

A pesar de que se conoce que el mercurio degenera las neuronas del cerebro y altera el sistema nervioso central, lo podemos seguir encontrando en los alimentos procesados y las vacunas. En esta segunda parte examinaremos la idiotización intencional de la sociedad, con la presencia de mercurio en alimentos habituales y vacunas

En el primer artículo de esta serie –Idiotización de la Sociedad: Alimentos, Bebidas y Medicamentos (Parte I)– vimos los efectos del aspartamo, el flúor y los medicamentos en el cerebro humano. Todas estas sustancias provocan una disminución de la capacidad intelectual o cognitiva que, a la larga, conduce a idiotizar a la población que los están ingiriendo. Este segundo artículo se centra en otro producto tóxico que se encuentra en los alimentos de todos los días y las vacunas obligatorias: el mercurio.

También hablaremos de otro producto muy peligroso por sus negativos efectos en nuestro sistema y el uso intensivo que de ella se hace en alimentación: La Fructosa

Mercurio El mercurio es un metal pesado que se encuentra de forma natural en el medio ambiente. Sin embargo, no es apto para el consumo humano, ya que es extremadamente tóxico, especialmente para el cerebro. Si bien algunas personas dicen que cualquier cosa puede ser consumida con moderación, muchos expertos coinciden en que ninguna cantidad de mercurio es segura para el cuerpo humano. A pesar de esto y los muchos estudios sobre los efectos negativos del mercurio, este metal pesado se añade continuamente a las vacunas y a los alimentos procesados, puesto que se utiliza en procesos de limpieza y lixiviado.

Del mercurio se sabe que causa la degeneración del cerebro y neuronas, perturbando el sistema nervioso central. La exposición directa a este metal provoca efectos inmediatos y violentos:

“La exposición a altos niveles de mercurio metálico, inorgánico, u orgánico puede dañar permanentemente el cerebro, los riñones y al feto. Efectos sobre el funcionamiento del cerebro puede manifestarse como irritabilidad, timidez, temblores, cambios en la visión o audición, y problemas de memoria.”
– Fuente

Las bombillas de bajo consumo contienen mercurio

La mayoría de las personas no entran en contacto directo con el mercurio, pero están expuestos a pequeñas dosis, dando lugar a un envenenamiento lento pero sostenido del cerebro, puesto que el cuerpo no es capaz de expulsarlo. Conforme pasan los años, los efectos de la sustancia comienzan a percibirse, alterando el juicio y pensamiento racional, disminuyendo la memoria y afectando la estabilidad emocional. En otras palabras: Te hace más tonto.

Lamentablemente el mercurio también tiene la capacidad de transferirse desde la madre embarazada a sus bebés por nacer. Según la Agencia de Protección Ambiental, el mercurio pasa al feto durante el embarazo y puede tener consecuencias a largo plazo que incluyen la pérdida de memoria, disminución de las habilidades del lenguaje y otras complicaciones cognitivas.

Ha sido muy publicitado que el mercurio se encuentra en cantidades peligrosas en pescados y mariscos, como atún, pez espada y blanquillo. Esto crea una situación bastante irónica: En lugar de hacerte más inteligente debido a todo el Omega-3 que contienen, los peces producen exactamente el efecto opuesto en el cerebro debido al envenenamiento con el mercurio.

Por desgracia, el mercurio se encuentra también en otros productos que se utilizan tanto o más que el pescado como las vacunas o el jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF), como más adelante veremos.


Vacunas

Dr. Boyd E. Haley

– “Creo que es absolutamente criminal dar mercurio a un bebé”
– “Una sola vacuna administrada a un recién nacido de sólo 3 kilos es el equivalente de darle 30 vacunas a una persona adulta que pese 90 kilos”
(Boyd E. Haley, Ph.D., Presidente del Departamento de Química, Universidad de Kentucky)

El mercurio se encuentra en grandes cantidades en las vacunas obligatorias. Antes de entrar en los detalles del mismo, he aquí algunos hechos acerca de las vacunas en América, como lo destaca el Dr. Sherri Tenpenny:

  • El gobierno de EE.UU. es el mayor comprador de vacunas en el país. De hecho, casi el 30% del presupuesto anual de los Centros de Enfermedades (CDC) se dedica a la compra de vacunas y a asegurar que la vacunación completa de cada niño.
  • Un detalle: Las compañías privadas de seguros, que hacen los mejores estudios de responsabilidad, han abandonado por completo la cobertura por daños a la vida y la propiedad en casos de: actos de Dios, guerra nuclear, accidentes nucleares y la vacunación
  • Se han promulgado leyes para proteger a fabricantes de vacunas y evadir responsabilidad, mientras que al mismo tiempo, las leyes estatales exigen a los padres inyectar a sus hijos una vacunación con hasta 100 antígenos antes de ingresar a la escuela. Si una vacuna lesiona o provoca la muerte después de una vacunación, los padres no pueden demandar al médico, la compañía farmacéutica o el gobierno, sino que está obligado a levantar una solicitud al Tribunal de Vacunas por daños y perjuicios, un proceso que puede durar años y, a menudo termina sin llegar a juicio.
  • Cada estado tiene leyes de vacunación escolar que requiere que los niños de cierta edad sean vacunados contra varias enfermedades transmisibles. Las leyes Estatales en los Estados Unidos exigen que los niños sean vacunados antes de ser autorizados a asistir a escuelas públicas o privadas. La falta de vacunación en los niños no sólo pueden dar lugar a que se les prohíba asistir a la escuela, sino que además sus padres o tutores pueden recibir multas civiles y sanciones penales. Las escuelas no suelen decir a los padres que en cada estado, existe una exención que permite a los padres a negarse legalmente a vacunar a sus hijos y a su vez permitirles asistir a la escuela.
  • Los defensores de la industria médica de vacunas, a menudo exigen que los padres vacunen a sus niños, a fin de permanecer bajo el cuidado de su médico. Una parte considerable de los ingresos de un pediatra se deriva del reembolso del seguro para la vacunación. La continua ampliación de calendario de vacunación incluye cada vez vacunas más caras y ha sido una de las mayores fuentes de ingresos para los médicos.

Timerosal

Un niño recibe aproximadamente 21 vacunas antes de la edad de seis años y 6 más antes de la edad de 18 años, un total de 27 pinchazos en la infancia. Muchas de estas inyecciones contienen timerosal, un conservante añadido a las inyecciones, hecha de 49% de mercurio. El uso sin precedentes de mercurio en los niños ha creado una generación de niños con deterioro cognitivo.

“Los síntomas experimentados por los niños expuestos al mercurio son reales y pueden estar directamente relacionados con las vacunas que recibieron cuando eran bebés. Es irónico que las vacunas que se administran a estos jóvenes tienen el propósito de protegerlos, cuando en realidad están afectando negativamente a su desarrollo neurológico”
– Fuente

Además de causar toda una generación de bebés con sus cerebros dañados, el uso de timerosal en las vacunas ha sido relacionado por muchos científicos a la escalada de casos de autismo en las dos últimas décadas. ¿Acaso la campaña de estupidización ha ido demasiado lejos?

“Los niños que recibieron todas las vacunas, en el sexto mes de vida han recibido más mercurio de lo que recomienda la EPA. Existen muchas similitudes en los síntomas entre la toxicidad del mercurio y el autismo, incluyendo los déficits sociales, déficit del lenguaje, conductas repetitivas, alteraciones sensoriales, déficits cognitivos, trastornos del movimiento, y problemas de comportamiento. También hay similitudes en los síntomas físicos, incluyendo bioquímica, gastrointestinal, el tono muscular, neurofisiología, mediciones de EEG (electroencefalogramas), y el sistema inmunológico / autoinmunidad”
– Fuente

Debido a la sospecha de que existe unarelación entre las vacunas y el autismo, más de 5.000 familias de EE.UU. han presentado reclamaciones en un tribunal federal norteamericano en contra de las empresas productoras de las vacunas. En la mayoría de los casos, los demandantes no han recibido ninguna indemnización y todas las vinculaciones entre la enfermedad y las vacunas fueron negadas por los acusados. Una guerra de relaciones públicas ha estado sucediendo durante años, como los estudios y los contra-estudios que han aparecido, probando o negando la relación entre las vacunas y el autismo.

Es de destacar un dato que se repite constantemente: Los estudios que sostienen que las vacunas son seguras, a menudo han sido financiados por las mismas compañías que las producen.

Dr. Manuel Posada

Tenemos así en España casos como el del Dr. Manuel Posada, del Instituto de Salud Carlos III y defensor a ultranza de la vacunación de la población, que aunque reconoce en este informe la tremenda neurotoxicidad (a dósis medias y altas) del mercurio y el timerosal empleado en las vacunas, afirma a continuación que es improbable la relación autismo/vacunas porque se emplea poca cantidad y ningún estudio ha confirmado esta relación, dejando de lado por completo el principio básico de precaución (estudios posterioreshan relacionado el mercurio en las vacunas con daños cerebrales y autismo).

La AVA (Asociación para Vencer el Autismo y TGD)  presentó una demanda judicial junto a otras asociaciones contra el Ministerio de Sanidad y Consumo de España por la utilización de vacunas con mercurio en sus componentes.

A pesar de los desmentidos, el timerosal está siendo lenta y silenciosamente eliminado de las vacunas para los bebés. Es de destacar que no mucho después que la retirada progresiva comenzara, los casos de autismo han disminuido considerablemente en Norteamérica.

“Publicado el 10 de marzo en el diario de Médicos y Cirujanos, la información muestra que desde que el mercurio fue eliminado de las vacunas infantiles, el numero de casos de autismo y otros trastornos neurológicos en los niños no sólo ha dejado de aumentar, si no que cayó bruscamente (en principio un 35%), según la información facilitada por el gobierno norteamericano donde investigadores independientes analizan los informes de desórdenes neurológicos de niños, que incluyen el autismo, antes y después de la extracción de los conservantes mercurio que estaban en vacunas.

Según un comunicado de la Asociación de Médicos y Cirujanos, o AAPS, los datos estadísticos de California muestran que los índices de autismo reportados llegaron a una máxima de 800 en mayo de 2003. Si esa tendencia hubiera continuado, los informes se habrían elevado a más de 1.000 para 2006. Pero el número bajó a 620, una disminución real del 22 por ciento, y una disminución de la proyección del 35 por ciento. ”
– Fuente

La eliminación progresiva de timerosal en las vacunas destinadas a los niños está muy bien, pero aún se encuentra en muchas vacunas para adultos. ¿Quizás alguien se dio cuenta de que el mercurio en las vacunas es demasiado fuerte para los niños, enfermándolos y haciéndoles improductivos, pero es perfecto para atontar a adultos desarrollados? La clase dominante parece no pretender crear una generación de personas autistas que necesiten atención constante, sino una masa de “idiotas útiles” que pueden llevar a cabo tareas repetitivas y con la mente adormecida que acepten sin cuestionar lo que se les dice.

Hoy en día, todavía se encuentra timerosal en las vacunas de influenza (conocida en España como la vacuna contra la gripe). Las inyecciones son por temporada, lo que significa que se les anima a los pacientes a volver a vacunarse cada invierno para conseguir su vacuna anual/dosis de mercurio…

 

Los fabricantes de la vacuna contra la influenza dicen que gozan de un “sólido expediente de salud”, queriendo decir que la inyección no parece causar enfermedades observables. Sin embargo, lo que nunca se discute, es la lenta y gradual degeneración del cerebro por la que la mayoría de los individuos pasan, año tras año, debido al constante envenenamiento por mercurio. Este proceso de desaceleración de las funciones del cerebro no es fácilmente observable ni cuantificable, pero todavía sigue ocurriendo a escala mundial. Si el mercurio puede interrumpir por completo las mentes frágiles de los niños lo suficiente para causar autismo, posiblemente podrá, al menos, deteriorar las mentes desarrolladas.

Casi como si hubiesen sido creadas para generar una demanda de vacunas, nuevas enfermedades aparecen periódicamente en todo el mundo que, con la ayuda de las campañas del miedo que es promovida por los medios de comunicación y provocan que los individuos prácticamente rueguen a sus gobiernos por el milagroso pinchazo que les protegerá de tal o cual enfermedad.

La H1N1, también conocida como gripe porcina, fue el más reciente de estas terroríficas enfermedades que tuvo temblando de miedo a millones de personas durante varios meses. Cuando la vacuna estuvo disponible, una intensa promoción y campañas de vacunación masiva surgieron en todo el mundo. Un hecho que se ocultó: la gripe porcina era de fácil curación, y no muy diferente de la gripe “estacional”. Otro hecho que también se ocultó: La mayoría de las vacunas contra la gripe contienen timerosal.


¿Despoblación?

Aparte de atontar a la población, las vacunas pueden ayudar en los esfuerzos de la despoblación que la élite pretende. En un discurso pronunciado en abril de 2010, Bill Gates mencionó el uso de vacunas en un esfuerzo por reducir la población mundial.

“Gates hizo sus observaciones a la invitación de Long Beach, Conferencia California TED2010 , en un discurso titulado “Innovación a cero!” junto con la proposición científicamente absurda de reducir las emisiones de CO2 provocadas por el hombre en todo el mundo a cero para el año 2050 (aproximadamente a los cuatro y medio minutos después de la charla), el Sr. Gates declara: “Ante todo tenemos superpoblación. El mundo de hoy tiene 6,800 millones de personas. Ahora bien, si hacemos un excelente trabajo sobre nuevas vacunas, cuidados médicos y servicios de salud reproductiva, podemos bajar (la reproduccion) quizá de un 10 ó 15 por ciento”.

En buen castellano, uno de los hombres más poderosos en el mundo declara que espera que las vacunas se utilicen para reducir el crecimiento demográfico. Cuando Bill Gates habla sobre las vacunas, habla con autoridad. En enero de 2010 Gates anunció a la élite del Foro Económico Mundial de Davos, que su fundación donaría 10 billones de dólares (con “b”) durante la próxima década para desarrollar y entregar nuevas vacunas a los niños en el mundo en desarrollo”
-Fuente

 


Alta-Fructosa y Jarabe de Maíz (HFCS)

Un veneno es una “sustancia” que provoca lesiones, enfermedad o muerte, sobre todo por medios químicos. Teniendo en cuenta esta definición, el sirope de maíz alto en fructosa (HFCS de sus siglas en inglés) es un verdadero veneno. El HFCS es un edulcorante muy elaborado a partir de maíz que se viene utilizando desde 1970. Continúa sustituyendo al azúcar blanca y la sacarosa en alimentos procesados y se encuentra actualmente en la mayoría de alimentos procesados encontrados en los supermercados. Los estudios han determinado que los estadounidenses consumen un promedio de 12 cucharaditas al día de este endulzante. Aquí un gráfico que representa el aumento de JMAF (Jarabe de Maíz Alto en Fructosa, en español) en nuestra dieta:

Debido a sus propiedades endulzantes, el JMAF es encontrado en los productos dulces, como mermeladas, refrescos y productos horneados pre-elaborados. Sin embargo, muchas personas no se dan cuenta que también se encuentra en otros muchos productos, incluyendo sopas, panes, salsas para pasta, cereales, platos congelados, productos cárnicos, aderezos para ensaladas y condimentos. El JMAF se encuentra también en productos de salud, incluyendo barras de proteínas, alimentos “bajos en calorías” y bebidas energéticas.

¿Es posible que algo que sabe tan bien sea tan malo? Bien, mejor que lo juzgues tú, he aquí algunos hechos acerca del JMAF:

1. Hay investigaciones relacionan el JMAF con el aumento de las tasas de obesidad y diabetes en América del Norte, sobretodo entre los niños. La fructosa se convierte en grasa, más que cualquier otro azúcar, y al ser líquido pasa mucho más rápidamente al torrente sanguíneo.

2. Las bebidas que contienen JMAF tienen mayores niveles de compuestos reactivos (carbonilos), que están vinculadas con la célula y el daño tisular que conduce a la diabetes.

3. Existe alguna evidencia de que la fructosa de maíz se procesa de manera diferente en el cuerpo humano de cómo lo hace con la caña de azúcar, disminuyendo la sensación de saciedad y aumentando el potencial de consumo excesivo.

4. Los estudios realizados por investigadores de la University of California Davis y la Universidad de Michigan han demostrado que el consumo de fructosa, es más fácilmente convertible a grasa en el hígado, puesto que aumenta los niveles de grasa en el torrente sanguíneo en forma de triglicéridos.

Dr. Peter J. Havel

5. A diferencia de otros tipos de hidratos de carbono compuesto de glucosa, la fructosa no estimula al páncreas a producir insulina. Peter J. Havel, un investigador de la nutrición en la UC Davis, que estudia los efectos metabólicos de la fructosa, también ha demostrado que la fructosa no aumenta la producción de leptina, una hormona producida por las células grasas del cuerpo. La insulina y la leptina actúan como señales al cerebro para bajar el apetito y control del peso corporal. La investigación de Havel también muestra que la fructosa no parece suprimir la producción de grelina, una hormona que aumenta el hambre y el apetito.

No todas las calorías se consumen igual

6. Debido a que el cuerpo procesa la fructosa de JMAF de forma diferente a como lo hace con el azúcar de caña o remolacha, se altera la función de las hormonas reguladoras del organismo. También obliga al hígado a tirar más grasa al flujo sanguíneo. El resultado final es que nuestros cuerpos son esencialmente engañados en el deseo de comer más, mientras que al mismo tiempo, almacena más y más grasa.

7. Un estudio publicado en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer sugiere que las mujeres cuya dieta era alta en carbohidratos totales e ingerían fructosa tenían un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

8. El JMAF interfiere con el uso del corazón de los minerales claves como magnesio, cobre y cromo.

9. Se ha encontrado que el JMAF agota el sistema inmune al inhibir la acción de las células blancas de la sangre. El cuerpo es incapaz de defenderse contra los invasores extraños dañinos.

10. Las investigaciones sugieren que la fructosa promueve la enfermedad con mayor facilidad que la glucosa. La glucosa es metabolizada en cada célula en el cuerpo, pero toda la fructosa debe ser metabolizada en el hígado. El hígado de animales de laboratorio alimentados con grandes cantidades de fructosa desarrollan depósitos grasos y cirrosis, similar a los problemas que se desarrollan en los hígados de los alcohólicos.

11. El JMAF es altamente refinado, más incluso que el azúcar blanco.

12. El maíz desde el cual se obtiene el Jarabe de Maíz Alto en Fructosa es casi siempre obtenido de maíz genéticamente modificado (transgénico), al igual que las enzimas utilizadas en el proceso de refinación.

13. Cada vez hay más preocupación por la política que rodea la economía de la producción de maíz (subsidios, aranceles y reglamentos), así como los efectos de la agricultura intensiva de maíz en el medio ambiente.

Muchos estudios han observado una fuerte correlación entre el aumento del uso de Sirope de Maíz Alto en Fructosa en los últimos años y el aumento de la obesidad durante el mismo período de tiempo:

El aumento de obesidad va paralelo al aumento de consumo de Sirope de Maíz

 

La obesidad, además de ser insalubre para el cuerpo, afecta directamente a las funciones del cerebro. Algunos investigadores incluso han cuestionado el papel de la obesidad en la degeneración cerebral.

Los investigadores científicos han sospechado que existía una relación entre la obesidad y una disminución de la capacidad cerebral. Nuevos estudios confirman ahora el argumento de que el sobrepeso es perjudicial para el cerebro. Investigadores de la Universidad de California en un artículo publicado en la revista Archives of Neurology mostró una fuerte correlación entre la obesidad central (grasa alrededor de la mitad del cuerpo) y la contracción de una parte del cerebro (el hipocampo) fundamentales para la memoria (según se midió en resonancias magnéticas).
– Fuente

Esto no significa que las personas obesas sean tontas si no que su cerebro probablemente no esta procesando la información de forma tan efectiva como podría hacerlo.

Pero incluso si esta fructosa concentrada no te aumenta de peso, aún así afectará a tu cerebro. Y es que estudios recientes han demostrado que estos edulcorantes contienen … Mercurio!

“Un estudio – publicado en la revista Environmental Health – muestra evidencia de mercurio en nueve de 20 muestras de jarabe comercial de maíz de alta fructosa.

Otro segundo estudio –este realizado por el Instituto de Política Agrícola y Comercial (IATP)– encuentra cerca de uno de cada tres de 55 alimentos de marca que contenían mercurio, especialmente los productos lácteos, aderezos y condimentos. Las marcas incluyen grandes nombres como Quaker, de Hershey, Kraft y Smucker’s ”
-Fuente

Esta es la tabla que figura en el estudio del IATP llamado “No tan dulce”, donde se detalla la cantidad de mercurio encontrados en productos de uso cotidiano en las grandes superficies de EEUU.

 

Por supuesto, las empresas que producen el HFCS niegan los resultados de esos estudios, alegando que el endulzante es “natural”. Pero esto lo afirman aquellos que venden este producto. Las refinerías de maíz incluso han producido algunos anuncios extraños de relaciones públicas para animar a la gente a seguir consumiendo sus productos tóxicos.

Muy resumido el texto del anuncio: una actriz dice a la otra “cuidado, ese refresco tiene fructosa” y la otra responde “¿Y?“, “Pues que ya sabes lo de la fructosa“, “¿Y qué?“, “pues que no es muy sana” entonces la chica de color zanja la conversación diciendo “yo solo se que es natural, sana, segura y que procuro dar lo mejor a los míos“. Su amiga se queda un poco traspuesta sin saber que decir más que un “me encanta tu blusa“. Anuncio patrocinado por los fabricantes de HFCS, por supuesto.

Anuncios de este tipo le parecieron a la gente tan absurdos, que enseguida aparecieron por doquier parodias de esa conversación entre amigas:

(Existen cientos de vídeos en Youtube)


En Conclusión

  • A pesar de la existencia de numerosos estudios que describen los efectos negativos del mercurio en el cerebro humano, los gobiernos todavía impulsan la vacunación entre la población con vacunas que contienen timerosal.
  • Por otra parte, los órganos rectores han protegido a las empresas farmacéuticas que producen las vacunas y los alimentos que contienen HFCS (Fructosa concentrada) en contra de cualquier tipo de demandas. El hecho de que muchos altos ejecutivos de estas empresas también tienen puestos claves dentro de los gobiernos, podrá proporcionar una explicación.

De hecho, hay una cantidad limitada de personas que ocupan altos puestos de poder, tanto en el sector público como en el privado. Estas personas, en lo que son casos claros de conflicto de intereses, se sitúan en la parte superior de la pirámide de poder para formar lo que se refiere como “la élite” o “la clase dominante.” La mayoría de estas personas nunca han sido elegidos para cargos de gobierno, sin embargo, crean políticas públicas que promueven su agenda, independientemente del partido político en el poder.

No tienes más que observar a los miembros del Grupo Bilderberg, el Comité de los 300 o el Consejo de Relaciones Exteriores, donde se encuentran los directores ejecutivos de las empresas productoras de los alimentos y medicamentos … y las mismas personas que crean leyes que regulan los alimentos y medicamentos.

Dado que ningún funcionario público podría traicionar a sus compañeros y recaudadores de fondos para convertirse en un delator, le corresponde a cada uno de nosotros aprender acerca de lo que consumimos. El cliché que dice “lee las etiquetas” es muy cierto, pero si por ejemplo no tienes idea de lo que significa “glutamato monosódico”, leer la etiqueta no te ayudará.

Esta serie de artículos tiene como objetivo aumentar la conciencia pública de las sustancias más dañinas que se encuentran en productos de uso diario. Yo, personalmente, no puedo pretender tener una dieta perfecta. Crecí en los años 80 y me encanta el sabor de los alimentos procesados como dulces, refrescos … incluso hamburguesas, forma parte de una programación y condicionamiento que intento eliminar, o al menos modificar.

Busca, puedes encontrar más información y cuando empieces a darte cuenta de que cada paso en la dirección correcta te hace sentir realmente mejor, los siguientes son más fáciles. Nadie puede hacerlo por ti, así que tu decides si tu siguiente paso es hacia tu desintoxicación o… Burger King.

Fuente: www.genteconconciencia.es